Historia

BernaLa historia de Berna está salpicada de diferentes acontecimientos. Situada en el centro de gravedad de la Confederación, en un meandro del río Aar, se distinguen dos zonas urbanas concéntricas correspondientes a los dos períodos de la historia de la ciudad: el centro o núcleo histórico, perfectamente conservado (su fundación data del siglo XIII), que se levanta en la orilla izquierda del río; y la Berna federal, que se desarrolló a partir de la elección de la ciudad como capital del Estado en 1848 y que se extiende por la otra orilla.

Cerca de Berna se han encontrado restos de un antiguo pueblo romano. La actual ciudad surgió en 1191 en torno al castillo de Nydeck como lugar de mercado. También era un puesto militar para defender la frontera que separaba a la población germánica de la franca. Su fundador, Bertoldo V. de Zähringen, le dio el nombre de Berna. Al extinguirse la familia Zähringen (en 1218), Berna pasó a formar parte del Sacro Imperio. Tuvo la categoría de ciudad imperial y fue la capital de un estado próspero y rico. Consiguió su autonomía tras las victorias de Dornbühl (en 1298) sobre Rodolfo de Habsburgo; y de Laupen (en 1339) sobre la nobleza borgoñona.

En 1353 entró a formar parte de la Confederación de Estados Suizos, un gran paso en su historia. Se convirtió en el octavo miembro, y muy pronto destacó como estado líder de la citada Confederación. En 1415 se anexionó la región de Argovia, y en 1528 aceptó la Reforma. Procedió entonces a la secularización de los conventos y en adelante intervino en las contiendas religiosas entre los estados de la Confederación. El Gobierno, abierto en un principio, se detentó a partir del siglo XVII por el patriciado urbano, que en el siglo XVIII ejercía el poder sobre la ciudad y las 52 bailías en que se repartía el estado de Berna.

Los diversos movimientos que intentaron abolir su predominio fracasaron: sublevación campesina en 1653; levantamiento de Vaud en 1723; y conjuración de Henzi en 1749. Tan solo en 1798, al ser ocupada Berna por las tropas del Directorio, se reformó su Administración. Mientras, la oligarquía patricia se arruinó por las imposiciones económicas, dirigidas a financiar la expedición napoleónica a Egipto.

Por el Congreso de Viena, Berna adquirió de nuevo la independencia. En 1830 estalló en la ciudad una nueva sublevación inspirada en los acontecimientos que tuvieron en julio del mismo año en París, que logró cambiar la antigua Constitución aristocrática por una de corte más liberal. En 1848 fue elegida capital de la Confedereación Helvética y en ella se estableció el Gobierno federal. Finalmente, en 1876 fue sede del III Congreo Internacional de Trabajadores; y en 1919 del IX Congreso de la Internacional Obrera y Socialista.

No se admiten más comentarios